Polos choco-mandarina, 2 texturas


En otoño me regalaron las primeras mandarinas, pero al probarlas, no me gustaron porque la piel de los gajos era muy basta. Era pronto e iba a tener la oportunidad de comer muchas más. Se me ocurrió darme la paliza de congelar los gajos en bolsas con la idea de ir usándolas para hacer algún helado en verano. También preparé una mermelada que no llegué a publicar porque cayó antes.

Tanto las mandarinas, como el chocolate y el agua de coco, era necesario que los utilizara ya. Por eso, cada uno de ellos puede ser sustituido fácilmente. Los polos no están nada dulces, como suele pasar con casi todas las recetas en este blog, pero en esta ocasión, todavía se pierde más el dulzor inicial debido a la congelación. Dejo a vuestro gusto, este punto.

Al llevar mucha cantidad de líquido, el agua de coco y el agua, los polos son de lo más refrescantes, por eso, son una opción perfecta para tomarlos este verano tan caluroso. Mis moldes son de los chinos y cada uno tiene una forma diferente, pero aunque parezca que son para niños, os comento, que los polos me los comí yo todos. Con el calorazo que hace, fotografiar helados es casi imposible, por lo tanto, hubo que correr y no manipular demasiado.

Espero que os gusten y los preparéis. Feliz fin de semana.
Ingredientes 

Del polo de chocolate

- 500 g de agua de coco 
- 200 g de chocolate para postres
- 545 g de gajos de mandarina congelada

Del polo de mandarina

- 400 g de agua mineral
- 100 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 500 g de gajos de mandarina

Antes de empezar…

- Congelar los gajos de mandarina en bolsas. Ver el tutorial que publiqué, Congelar fruta, para seguir las pautas necesarias. Como lo más seguro es que no tengáis mandarina congelada, podéis sustituirla por naranja congelada en trozos, melocotón, nectarina…
Preparación en TMX 5

Del polo de chocolate

- Poner en el vaso el agua de coco y el chocolate troceado. Programar, 30 segundos, velocidad progresiva 5-10.

- Agregar los gajos de mandarina congelada y programar, 40 segundos, velocidad 9. Comprobar que no se nota la piel de la mandarina; si es así, volver a triturar o colar.

- Verter en los moldes dejando espacio para el helado de mandarina. Introducir el palo del polo, pero si los moldes son como los míos, os emplazo a leer las notas más abajo.

- Introducir en el congelador hasta que el helado esté prácticamente congelado. 

- Lavar el vaso y reservar.

Del polo de mandarina

- Verter el agua en el vaso junto con el azúcar de abedul o el azúcar. Programar, 5 minutos, 120º (varoma en la 31), velocidad 2. Dejar que se enfríe.

- Incorporar los gajos de mandarina. Programar, 2 minutos, velocidad 6.

- Colar la mezcla para que nos quede sólo el zumo obtenido. 

- Sacar los moldes de los polos del congelador. Verter el helado de mandarina hasta terminar de rellenarlos. Nos sobrará mucha cantidad. Ver notas.

- Introducir los polos en el congelador el tiempo necesario hasta que estén totalmente congelados.
Preparación tradicional 

Del polo de chocolate 

- Poner en un cazo el agua de coco y el azúcar. Llevar a ebullición. Remover hasta que el azúcar esté totalmente disuelto. Dejar que se enfríe. 

- Agregar el chocolate troceado y triturar bien con un robot o batidora. 

- Agregar los gajos de mandarina congelada y volver a triturar. Si se notan trozos de piel de mandarina, repetir la operación o colar. 

- El resto, como la preparación en TMX. 

Del polo de mandarina 

- Poner en un cazo el agua de coco y el azúcar. Llevar a ebullición. Remover hasta que el azúcar esté totalmente disuelto. Dejar que se enfríe. 

- Incorporar los gajos de mandarina y triturar bien con un robot o batidora. Para facilitar el triturado, se pueden dejar los gajos fuera del congelador para que estén más blandos. 

- Colar la mezcla para que nos quede sólo el zumo obtenido. 

- El resto, como la preparación en TMX. 

Notas: 

- No son totalmente sin azúcar, ya que el chocolate para postres lo lleva. Podéis hacerlos también con chocolate negro o sin azúcar. Por su bajo contenido en azúcar, los he incluido en la etiqueta "0 azúcar".

- Llevan mucha cantidad de líquido, por lo que se forman cristales al ser polos de agua, pero la textura del chocolate y la de la mandarina es diferente. 

- Sobrará mucha cantidad de helado de mandarina. Podéis rellenar otros envases para polos y preparar más polos sólo sabor mandarina. En mi caso, vertí el zumo en cubiteras con el fin de hacer otro tipo de helado que publicaré en breve. 

- Para poder facilitar la operación de rellenado de los moldes con las dos mezclas, dependerá del tipo de moldes. Si se utiliza un molde como el mío es más complicado porque se debe buscar el punto exacto de congelación del helado de chocolate para poder verter el de mandarina y a su vez, introducir el palo del polo. Yo lo hice de otra forma. Una vez vertido el helado de chocolate, introduje el palo para que ya se formara el agujero. Fui abriendo el congelador de cuando en cuando, para comprobar el punto exacto en el que podía verter el helado de mandarina sin que se mezclara e introducir el palo sin ninguna dificultad. Si utilizáis otro tipo de moldes en los que el palo sea independiente es tan sencillo como introducir el palo cuando el helado de chocolate esté un poco firme, dejar que se congele y verter el helado de mandarina. 

Bon profit!

Bizcocho relleno de crema de chocolate


Tenía esta receta en borradores y me parece que ya es hora de publicarla. No siempre es fácil elegir qué llevar a una comida o cena. Siempre queremos que guste a todos, nos cabrea que sobre y se desperdicie e incluso, que se picotee en el plato y no se aprecie todo el trabajo realizado. Creo que no hablo sólo por mí, pero, no hay que ser negativo. No hay que ser tan extricto, tan sólo tenemos que elegir pensando en la mayoría, pero también sin dejar nuestro gusto de lado. En esta ocasión, pensé por primera vez en mí. Me dije que si yo no podía tomar azúcar y me paso la vida mirando cómo los demás se comen lo que yo cocino, no iba a pasar nada si utilizaba azúcar de abedul y esperaba a ver qué pasaba.

Así lo hice y lo he seguido haciendo desde Navidad. Me sale más caro mi regalo, desde luego porque el azúcar es bastante más barato que el azúcar de abedul, pero fue una decisión que no me pesó. A todo el mundo le ha gustado lo que he ido llevando a comidas o cenas, en Navidad o entre amigos. Entre ellas, la Torta de laranja, que ha tenido más de 8000 visitas hasta ahora en el blog y la Coca de chocolate y mandarina, que le va a la zaga. Otras recetas dulces, no van a salir por ahora a la luz porque no tuve ganas de hacerles foto y ya las repetiré o no. 

Cuando les decía que eran sin azúcar, se asombraban y no notaban la diferencia. Yo sí que la noto, es mínima, pero como ya tengo alguna experiencia… Otras veces, incluso han sido ellos los que me han pedido que lo hiciera sin azúcar y la satisfacción ha sido la misma. En todos los casos, además de disfrutar, hemos tomado dulce más sano y con unas pocas menos calorías. Es importante que añada, que el azúcar de abedul, como cualquier edulcorante, no se debe consumir en exceso, porque también tiene efectos secundarios y en el caso de personas diabéticas, no sólo se trata de evitar azúcar, sino también, los hidratos que aportan las harinas y el resto de ingredientes de la receta dulce.

Este bizcocho en forma de rollos rellenos de crema pastelera de chocolate, se me ocurrió porque tenía que ser práctica. No éramos muchos, pero, era por la noche y teníamos que ir andando transportando el dulce. Se me ocurrió cortar el bizcocho, montarlo en la bandeja y servirlo una vez allí, cortado en trozos. No quedaba muy bonito presentado, una vez cortado y por eso, me llevé naranjas y adorné los rollos con trozos de rodajas de naranja cortadas por la mitad. Fue un éxito.
Ingredientes

Del bizcocho

- 4 huevos L a temperatura ambiente 
- 130 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 110 g de harina de repostería tamizada

Para el relleno


Para espolvorear

- nuez picada, a gusto
*una bandeja para hornear, de bordes bajos y de 30×35 cm aproximadamente
*una fuente o bandeja para servir

Antes de empezar…

- Picar la nuez en el vaso, con golpes de turbo, en un robot, picadora e incluso, a mano.

- Precalentar el horno a 170°, calor arriba y abajo (he comprobado que si se hornea a menos temperatura, es más difícil que se rompa al enrollarlo y desenrollarlo).

- Forrar una bandeja de horno con una hoja de papel sulfurizado (poner unos pegotes pequeños de mantequilla en la bandeja para que el papel quede bien pegado).

Preparación en TMX

Del bizcocho

- Poner la mariposa en las cuchillas y verter los huevos junto con el azúcar de abedul o el azúcar. Programar 6 minutos, 37º, velocidad 3. La mezcla, triplicará su volumen.

- Cuando acabe el tiempo, programar sin temperatura otros 6 minutos a velocidad 3.

- Añadir la harina (previamente tamizada y echándola alrededor de la mariposa). Programar, 4 segundos, velocidad 3. 

- Retirar la mariposa y, con la ayuda de la espátula, ir mezclando con cuidado con movimientos envolventes. Comprobar que no quedan grumos.

- Verter la mezcla sobre la bandeja de horno ya preparada. Extenderla con cuidado. Dar un golpe sobre la superficie de trabajo con el fin de que no haya burbujas de aire. 

Preparación tradicional

Del bizcocho

- Separar las claras de las yemas. Batir las claras a punto de nieve con una pizca de sal. En otro bol, batir las yemas con el azúcar.

- Agregar a las yemas, la harina tamizada. Mezclar con una espátula e incorporar las claras, mezclando con cuidado con movimientos envolventes. Comprobar que no quedan grumos.

- Verter la mezcla sobre la bandeja de horno ya preparada. Extenderla con cuidado. Dar un golpe sobre la superficie de trabajo con el fin de que no haya burbujas de aire. 
Horneado

- Hornear unos 10 minutos a 170º, dependerá de cada horno. No debe dorarse pero tampoco tiene que quedar crudo. Si se dora, se puede romper al enrollarlo.

- Colocar un paño de cocina humedecido con agua sobre la superficie de trabajo. Cuando el bizcocho esté horneado y caliente, volcarlo directamente sobre el paño dejando el papel en la parte superior. Despegar el papel con cuidado.

- Enrollar el bizcocho con mucho cuidado y con la ayuda del paño, irlo tensando poco a poco a la vez que se va enrollando. Envolver en papel film apretando bien. Dejarlo enfriar. 

Montaje 

- Despegar el paño húmedo del bizcocho con cuidado.

- Distribuir por encima parte de la Crema pastelera de chocolate y licor de naranja

- Enrollar con delicadeza el bizcocho relleno de la crema. No pasa nada si se rompe por algún lado. Enrollarlo de nuevo.

- Envolver con papel film y dejar en la nevera unas horas. 

- Cortar trozos de bizcocho relleno tratando que sean del mismo tamaño e ir colocándolos en una fuente o bandeja. Es necesario elegir una fuente en la que quepan todos los rollos de bizcocho relleno.

- Recubrir con el resto de crema. 

- Espolvorear la superficie con la nuez picada. 

Notas:

- No está muy dulce. Se puede preparar el bizcocho y la crema el día anterior, rellenar el bizcocho, envolverlo en papel film y finalizar todo al día siguiente.

- Se puede utilizar en vez de nueces, almendra picada u otro tipo de fruto seco. La nuez se oscurece y se pone un poco fea, por lo tanto, es mejor picarla y espolvorearla antes de cortar las porciones y servir. Yo lo sé porque tuve que hacer las fotos, cortando las porciones en casa. Cuando lo serví, horas más tarde, comprobé que la nuez se había oscurecido.

- En vez de la crema pastelera, podemos elegir otro relleno.

- Podemos embeber el bizcocho con zumo de naranja o con licor, pero, como la crema ya llevaba, no le añadí licor. También, porque quería cortar porciones y, como, era para llevar a una cena, no quería arriesgarme a que quedara demasiado blando o soltara demasiado jugo.

Bon profit!

Carpaccio de calabacín, sabor pesto


Hace casi tres años, publiqué una receta que prometí repetir, pero no lo hice. Siempre comento que esto ocurre cuando tenemos un blog. Se nos olvidan recetas o formas de preparar los ingredientes, que nos gustaron en su momento y no volvemos a hacer. Se trataba de un Carpaccio de calabacín, bacalao y naranja. Estaba muy bueno y lo recordé el otro día cuando compré calabacines recién recolectados a los agricultores a los que les suelo comprar sus productos en el mercado, siempre que puedo. La forma de presentarlos hoy no es tampoco complicada y el sabor es totalmente diferente al carpaccio que hice en aquel momento. También publiqué un Tomate rosa, falso carpaccio, que no sé el porqué de llamarlo falso, al fin y al cabo, éste de calabacín tampoco es con carne. 

Tenía parmesano recién rallado, mi planta de albahaca sobrevive a pesar del calor y un buen aceite de oliva. Hice la prueba y me lo comí yo sola. El calabacín aliñado de este modo, es aún más sano que si preparamos un pesto, porque lleva muy poco aceite. Sólo se trata de cortarlo muy fino y prepararlo con antelación. Se conserva perfectamente hasta la noche e incluso el día siguiente, está bueno, pero ya no tiene la misma presencia.

Si no tenéis problema con comer verdura cruda, este carpaccio de calabacín con sabor a pesto, el de bacalao con naranja, o el de tomate, todos os van a encantar.
Ingredientes

No indico cantidades porque dependerá de la cantidad de comensales y de cuánto queráis preparar.

- calabacín (el mío, blanco)
- aceite de oliva virgen extra
- parmesano rallado
- piñones
- hojas de albahaca fresca
- sal
Preparación tradicional

- Lavar el calabacín sin quitar la piel. 

- Cortarlo en rodajas muy finas. Yo usé un cuchillo muy afilado, pero también podéis utilizar una mandolina, de hecho, corté alguna rodaja con una cuchilla especial.

- Colocar las rodajas en una fuente o en un plato. Rociar con aceite de oliva y dejar reposar una hora, más o menos.

- Tostar los piñones en una sartén hasta que cojan un poco de color.

- Lavar las hojas de albahaca y secarlas.

- Pasado el tiempo de reposo, espolvorear el queso por encima del calabacín, distribuir por encima, las hojas de albahaca y los piñones. 

- Servir frío.

Notas:

- Yo no le puse sal porque no tomo y en este caso, el queso está lo suficientemente salado.

- El parmesano, en vez de rallado, se puede cortar en lascas finas. 

Bon profit!

Congela ahora, cocina con frío

Los que me seguís, ya conocéis el reto Congelando el verano que publiqué el año pasado en septiembre. Además de crear unos Tutoriales sobre Cuestiones básicas de congelación, Congelar fruta y Congelar verduras, hortalizas, animé a congelar estos productos, con el fin de elaborar recetas combinándolos con otros ingredientes más otoñales o invernales. 

Para los que queráis aprender o hacer algunas de estas recetas, es necesario recordarlas y empezar a congelar porque estamos en verano y ya tenemos en nuestros mercados frutas y verduras deliciosas, de temporada y seguro que a mejor precio. Algunas, no las podremos encontrar más adelante, serán de invernadero o importadas y por tanto, mucho más caras.

Las recetas que tenéis más abajo son las que se presentaron en el primer Congelando el verano. Si os gusta alguna, os da ideas para empezar a congelar, estoy segura que a todos los que participaron les encantará vuestra visita, tanto como a mí.  Sólo tenéis que leer la receta y ver qué productos se congelaron, comprarlos y congelar. Para que no se os olvide, anotad la receta y cuando lo deseéis, podéis ya cocinar. No es tan complicado, poneos a ello que seguro que os será de utilidad.

Ya tengo una lista de participantes, de amigas (por ahora, no tenemos a ningún hombre), a los que les gusta repetir y participar en Congelando el verano II. Si te animas, lee las bases y envíame un correo a thermofanblog@gmail.com indicando que vas a participar. Estaré encantada de que te unas o de que compartas el reto.

Buena semana, "congeladores del verano".


Mi ensalada de lentejas


La legumbre que más nos gusta en casa es la lenteja. En invierno la preparo guisada a menudo, pero en cuanto empieza a hacer menos frío, ya nos gusta degustarla en ensalada. Esta ensalada que hoy publico, aunque es muy sencilla, tiene historia, que por ser la que es, hace que me venga a la memoria, cada vez que la preparo. Cambio ingredientes, según los tengo a mano o no, pero en sí, es casi igual que la que hice la primera vez. Sólo me faltó el pimiento asado y os animo a que se lo pongáis, porque si os gusta, le da un toque muy bueno.

Os cuento cómo empecé a hacer esta ensalada de lentejas. Al contrario de lo que suele pasar con las maestras que quieren ser mamás, yo no planifiqué mi embarazo para que fuera en primavera y poder así juntar la baja maternal con las vacaciones de verano. Mi hijo nació en septiembre, a finales, aunque lo esperábamos a principio de octubre. 

Mi embarazo transcurría perfectamente, yo me cuidaba al máximo con el fin de no aumentar más de un kilo al mes, tal y como me había indicado mi ginecólogo. Cuidaba mi alimentación, pero también quería hacer un poco de ejercicio y como eso nunca fue lo mío, pensé empezar con la natación. Pero en aquellos años, en Manises, donde yo estaba de maestra, no había piscina municipal. Dos o tres días por semana, al mediodía, iba a nadar con una compañera a la piscina de Catarroja, que no estaba lejos, pero tampoco al lado y claro, no teníamos casi tiempo para comer antes de volver al colegio.

Uno de esos días, al preparar el "tupper" para comer, se me ocurrió hacer una ensalada, pero con la manía de consumir alimentos, que tuvieran hierro (y ácido fólico...), se me ocurrió utilizar lentejas en mayor cantidad. Hoy en día es de lo más normal, pero para mí, fue la primera vez y a partir de entonces, se convirtió en una de mis ensaladas favoritas. Ahora es mi hijo el que me la pide, prefiriéndola a un buen plato de lentejas guisadas. Lo he escrito sin pensar, pero igual le gusta tanto porque comió muchas veces esta ensalada cuando estaba dentro de mí. 

Espero que os guste.
Antes de empezar...

- Poner a remojo las lentejas, hervirlas, escurrirlas y dejar que se enfríen. Mejor unas horas antes o la noche previa a preparar la ensalada.

- Cocer los huevos, dejar que se enfríen y pelarlos.

Ingredientes para 2 personas

Como en cualquier ensalada, podéis modificar los ingredientes y cantidades, a gusto.

De la ensalada

- 4 puñados de lentejas pardinas
- 1 tomate rosa bastante grande
- 3 cucharaditas de alcaparras
- 6 filetes de anchoa
- aceitunas rellenas
- 1 cebolleta pequeña
- 1 aguacate
- 2 latas pequeñas de atún en aceite de oliva
- pimiento rojo asado (no tenía)
- queso manchego curado 
- 2 huevos duros

De la vinagreta

- 3 partes de aceite de oliva virgen extra
- 1 parte de vinagre de manzana o el que os guste
- sal
Preparación tradicional

De la vinagreta

- Batir los ingredientes de la vinagreta con un batidor de mano o introducirlos en un bote de cristal y emulsionarlos, moviéndolo enérgicamente.

De la ensalada 

- Cortar en trozos pequeños las anchoas, el tomate, el pimiento, la cebolleta, el queso y el aguacate. Cortar las aceitunas en rodajas.

- Colocar las lentejas en un bol e ir añadiendo el resto de ingredientes. Mezclar con una cuchara.

- Servir la ensalada aliñada con la vinagreta.

Notas:

- Si es para mí sola, en ocasiones, le añado un poco de arroz integral y lo hiervo por separado. Me lo indicó el médico y la ensalada se convierte en un plato único.

- Si como yo, tenéis que evitar la sal, no utilicéis, ni anchoas, ni alcaparras. Pierde sabor, pero es mejor para una dieta baja o sin sal. Lo mismo ocurre con las aceitunas y el atún, mejor usar los bajos en sal,

- Si tengo tomate rosa, me gusta pelarlo porque su piel es muy fina y además, en mi casa, en verano, siempre lo hacíamos así.

- Como a todo el mundo no le sienta bien, o no le gusta algún ingrediente, yo corto todo y cada comensal compone su propia ensalada.

- Suelo hervir las lentejas y los huevos por la mañana o la noche antes y la ensalada con el suficiente tiempo para que esté fría a la hora de servirla.

- Es mejor comerla en el día, especialmente porque el tomate se pasa.

Bon profit!

Crema di mascarpone


Este mes en el reto CRI de mi amiga Maggie, El cajón desastre de Maggie, tenemos una nueva anfitriona Rosa, Cocineando con Rosa . Rosa se ha decantado por dos recetas de la región de Lombardia, ya que vivió allí durante 9 meses, concretamente en la provincia de Pavia. Para la propuesta salada ha elegido la Zuppa alla pavese y para la dulce, la Crema di mascarpone. Yo me he decidido por ésta última y no la he utilizado en nada más, porque cuando la hice, a pesar de lo fácil que es de preparar, el calor era tan sofocante, que me quitaba los ánimos de todo.

Mi reto, como siempre ha sido hacerla sin azúcar y obtener un buen resultado, como así ha sido, pero os recomiendo que la consumáis en el día, porque como suele pasar en algunos postres tipo crema, con el paso de las horas, aparece esa disociación entre dulce y sólido, que ya la hace poco atractiva. Me ha gustado muchísimo el sabor y lo sencilla que es y por eso, os la recomiendo. Seguí la receta al pie de la letra, tan sólo la he adaptado a la TMX y en vez de utilizar ron, porque no me gusta nada, le añadí, vino de Oporto. Deliciosa.

Si queréis ver las recetas de la propuesta salada que se publicó ayer, pinchad aquí y si queréis ver el resto de recetas dulces, pinchad, aquí.

Espero que os guste. El toque que le da espolvorear un poco de chocolate negro rallado…
Ingredientes

- 250 g de queso mascarpone
- 3 huevos (yo 2 huevos L)
- 70 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 1 vasito de ron (yo 30 g de vino de Oporto)
- chocolate negro 85% (opcional)

Antes de empezar…

- Sacar los huevos de la nevera para que estén a temperatura ambiente.

- Si utilizáis azúcar, mejor hacerlo glas, para que no se note en la crema.

- Rallar el chocolate si se va a utilizar.
Preparación en TMX 

- Separar las claras de las yemas. 

- Poner la mariposa en el vaso y verter las claras con unas gotas de limón. Programar, 3 minutos, velocidad 3 y medio. Cuando pase el primer minuto, quitar el cubilete. Sacar las claras montadas y reservarlas. 

- Quitar la mariposa y verter en el vaso las yemas con el azúcar y el ron o el vino. Programar, 2 minutos, velocidad 4. 

- Agregar el mascarpone poco a poco por el bocal y seguir batiendo a velocidad 4, sin tiempo, hasta que se haya integrado totalmente (unos 2 minutos). 

- Verter la crema en un cuenco y mezclarla con las claras montadas, removiendo suavemente con la espátula, con movimientos envolventes. 

- Servir fría acompañada de galletas o sola. 

Preparación tradicional 

- Separar las claras de las yemas. 

- Montar las claras a punto de nieve fuerte. 

- Batir las yemas junto con el azúcar hasta obtener una mezcla espumosa. 

- Incorporar el mascarpone poco a poco junto con el ron o el vino. 

- Verter la crema en un cuenco y mezclarla con las claras montadas, removiendo suavemente con la espátula, con movimientos envolventes. 

- Servir fría acompañada de galletas o sola. 

Notas: 

- Como no me gusta el ron, utilicé vino de Oporto y os aseguro que le va perfecto. Puse poca cantidad y creo que es la que debe llevar si no queremos que sólo sepa al licor o vino utilizado. 

- La crema es sin azúcar y tiene muchas calorías y colesterol, por eso, he reducido la cantidad de huevos de 3 a 2. También es mejor servirla en vasitos pequeños.

Bon profit!

Esta receta fue enviada a Hearth and Soul Blog Hop
This post is linked to Hearth and Soul Blog Hop

Sandía granizada


Estamos ya en verano y en temporada de sandía. No puedo prescindir de ella ya que me gusta mucho comerla y hacer helados o mermeladas, entre otras cosas. Tengo unas cuantas recetas en el blog y en algunas, utilizo la corteza de sandía también. Desde que publiqué el Dulce de corteza de sandía, una receta que encontré en un libro de recetas tradicionales de la zona de donde soy, la Vall d’Albaida, ya no he dejado de aprovechar esta parte de la sandía, que siempre acaba en la basura. Después lo hice sin azúcar. Pinchad aquí.

El pasado septiembre, con motivo del reto Congelando el verano, dejé más de una bolsa de pulpa y de corteza de sandía en el congelador. Era bastante cantidad y me sobró la suficiente para preparar estos días de calor, esta receta. No quería nada más que obtener un granizado en el que dominara el sabor de la fruta. A pesar del tiempo que llevaba congelada, conservaba el dulzor y por eso, no agregué demasiado azúcar de abedul. Tampoco quería añadirle agua con el fin de conseguir un granizado al uso. Me apetecía tomar un granizado rústico y que permaneciera sin descongelarse, un poco más de tiempo.

Con sólo tres ingredientes, sin trabajar prácticamente, disfrutamos de un granizado con mucho sabor y de lo más refrescante. No he querido dejarla esperando en borradores, sino publicarla para que la preparéis y también para animaros a participar en Congelando el verano II. Esta sandía granizada es la prueba de que podemos congelar durante tiempo, los sabores del verano.

No me enteré hasta pasados unos días, pero la foto de esta Sandía granizada fue portada del Paseo por la Gastronomía de la Red: dulces caprichos de verano de Directo al Paladar. La receta también forma parte de las elegidas para este recopilatorio.

Os espero en este reto veraniego.
Ingredientes 

- 40 g de azúcar de abedul o de azúcar 
- 600 g de corteza de sandía congelada 
- 200 g de pulpa de sandía congelada

Antes de empezar…

Si no tenéis la sandía congelada:

- Pelar la piel externa de la sandía. Cortar trozos de parte blanda y un dedo de pulpa de sandía. Poner en bolsas de congelación y congelar cuidando de que la bolsa quede plana y los trozos permanezcan separados unos de otros. Es mejor colocar las bolsas sobre una bandeja e introducir ésta en el congelador hasta que la fruta esté completamente congelada.

- Cortar trozos de pulpa de sandía y repetir la operación. 

Preparación en TMX 5 

- Dejar ablandar un poco la pulpa y la corteza de sandía y verterlas en el vaso. Agregar el azúcar de abedul o el azúcar. Programar, 1 minuto a velocidad progresiva de 5-10. Introducir la espátula por el bocal e ir ayudando a remover para que se vaya triturando la fruta. Si es necesario, programar más tiempo. 

- Verter en una tarrina de cristal o especial para congelar. 

- Antes de servir, picar con un tenedor de forma que queden trozos gruesos. Servir inmediatamente.
Preparación tradicional

- Dejar ablandar un poco la pulpa y la corteza de sandía y verterlas en el vaso de un robot. Si no tenemos un robot potente, descongelar un poco más y triturarla con la ayuda de una batidora. Al ser bastante cantidad, se puede hacer en dos o tres veces y mezclarlos después

- Verter en una tarrina de cristal o especial para congelar. 

- Antes de servir, picar con un tenedor de forma que queden trozos gruesos. Servir inmediatamente.

Notas:

- El vaso de la TMX 5 es más grande que el de la 31. Si es mucha cantidad de fruta, se puede triturar en dos veces.

- No agregué mucho azúcar de abedul porque la sandía estaba dulce y no era necesario. Si os gusta dulce, agregad más cantidad, pero también se puede hacer sólo con la fruta.

- Si se desea un granizado al uso, añadir un poco de agua.

- Se puede aromatizar con hierbabuena o menta.

Bon profit!

Esta receta fue enviada a Hearth and Soul Blog Hop
This post is linked to Hearth and Soul Blog Hop

Cuadrados de coca de chocolate y almendra


Con el calorazo que está haciendo e hizo la semana pasada, era complicado ponerse a encender el horno. Yo tenía ganas de algo dulce y tenía que hornear pan sin panificadora. No tuve que pensar mucho, porque el horno se iba a poner en funcionamiento a pesar de la temperatura. Aproveché para hacer esta receta. Se me ocurrió mezclar ingredientes que tenía a mano y sobre la marcha, con la idea de hacer una coca muy pequeña; pero justo debido al tamaño, me pareció que sería una buena opción utilizar unos cortadores que tengo y formar estos cuadrados. Utilicé tres tamaños diferentes más que nada, porque pensé que en las fotos, quedaría muy bien y me parece que no me equivoqué.  

Mis cuadrados de coca de chocolate y almendra son una delicia y vale la pena, no duplicar cantidades porque de este modo, no sobra y el placer de su sabor, queda en nuestras papilas. Eso ocurrió en casa. Mi hijo ya me ha pedido que los repita y eso, tratándose de dulce, no es muy normal. No puedo deciros mucho mas que al día siguiente, seguían esponjosos, por lo tanto, no se cuánto tiempo durará así.

Receta sencilla y sana, perfecta para un desayuno o merienda o para picar con un café bien frío o helado.

Tenéis otras cocas de llanda con o sin chocolate, con o sin almendra en el blog. Espero que os gusten estos cuadrados de coca. 
Ingredientes para una lata o molde de 19x30 cm

- 220 g de azúcar de abedul o de azúcar
- 3 huevos
- 100 g de aceite de girasol
- 15 g de cacao en polvo sin azúcar
- 100 g de harina con levadura incorporada
- 125 g de yogur desnatado, el mío casero
- 50 g de almendra molida

Antes de empezar…

- Precalentar el horno a 200º.

- Si no tenemos la almendra molida, triturarla con varios golpes de turbo. Debe quedar muy fina.

- Sacar los huevos de la nevera para que estén a temperatura ambiente.

- Tamizar la harina y si es sin levadura incorporada, agregarla y tamizarlas juntas. 

- Forrar un molde rectangular con papel de hornear. Para que quede fijo, yo mojo la base del molde con agua. Utilizo mi lata para coca de llanda.
Preparación en TMX

- Poner en el vaso, el azúcar de abedul o el azúcar, los huevos, el aceite, el cacao, harina tamizada, el yogur y la almendra molida. Programar, 30 segundos, velocidad 5.

- Verter la masa en el molde para coca forrado con papel.

Preparación tradicional

- Poner en el vaso de un robot o batidora, el azúcar de abedul o el azúcar, los huevos, el aceite, el cacao, harina tamizada, el yogur y la almendra molida. Batir hasta que estén todos los ingredientes integrados.

- Verter la masa en el molde para coca forrado con papel.
Horneado

- Bajar el horno a 180º si es con azúcar y a 170º, si es sin azúcar. Hornear unos 30 minutos. El tiempo dependerá del tipo de horno y del tamaño del molde, pero también de si utilizamos azúcar de abedul o azúcar. 

- Sacar del horno y dejar enfriar.

- Cuando esté fría la coca, cortar los cuadrados.

Notas:

- Si no tenéis harina con levadura incorporada, utilizad harina de repostería y agregad unos 15 g de levadura de repostería. En la coca de llanda siempre se utilizan los sobres de gasificante, "gaseosas o gaseosillas", queda mejor, pero yo quería utilizar estar  harina porque queda poco para que caduque.

- Mi coca no subió mucho, porque igual la harina ya no tenía la misma fuerza, pero da igual, porque no importaría que los cuadrados fueran un poco más altos.

- El cacao puede ser azucarado, pero igual, tenéis que disminuir la cantidad de azúcar. Mis cuadrados no están muy dulces

Bon profit!

Esta receta fue enviada a Hearth and Soul Blog Hop
This post is linked to Hearth and Soul Blog Hop

Congelando el verano II


El año pasado se me ocurrió este reto un poco tarde. Estaba terminando el verano y preparé unos tutoriales con el fin de presentar CONGELAR EL VERANO, a quien quisiera participar. La culpable de la idea fue una sandía, sí esa fruta tan refrescante y veraniega que se convirtió en la protagonista del logo. Congelando el verano, a pesar de lo tarde que lo propuse, tuvo una buena participación y para mí, fue una experiencia positiva e imagino que también para el resto de participantes.

Se me ha ocurrido adelantar la publicación del reto justo a hoy que es el día en el que comienza el verano, 21 de junio. A diferencia del año pasado, tenemos la oportunidad de tener a nuestra disposición, las verduras y frutas que se comercializan al final de la primavera y principio del verano. También, seguiremos obteniendo mejores precios y calidad, al ser productos de temporada. No habrá que correr al tener más tiempo para elegir los productos que vamos a congelar y poder hacerlo con tranquilidad. 

Con la lectura de los tutoriales, que vuelvo a enlazar, podréis obtener más información sobre cómo congelar tanto frutas, como verduras veraniegas. También podéis ver las recetas que se presentaron en el reto del año pasado porque en algunas, podéis encontrar trucos e ideas nuevos.
Congelar el verano consiste en, elegir alguna fruta o verdura de verano (o más de una), siguiendo, las pautas que os indico en estos tutoriales.


Para ello, seguiremos el siguiente proceso:

- Leed el tutorial sobre congelación de fruta y verdura-hortaliza.

- Comprad (o elegid de vuestra huerta) la fruta y/o verdura-hortaliza que os guste tener congelada. Puede ser más de una y bastante cantidad por si surge algún problema posteriormente. Esperad, si es necesario, a cuando esté en su punto máximo de maduración o a un mejor precio.

- Empezad con el proceso de congelación.

Instrucciones de participación:

- Enviadme un email a thermofanblog@gmail.com indicando que vais a participar, nombre, nombre del blog y vuestro email. El plazo de envío de emails, terminará el 15 de julio a las 00:00 horas.

- Por si alguien quiere unirse antes de que termine el verano, haré un recordatorio a principio de septiembre y el plazo de inscripción terminará el 20 de septiembre a las 00:00 horas

- Se admiten todo tipo de recetas en las que se hayan utilizado, junto con otros productos, las frutas y/o verduras de verano, congeladas.

- Publicación de las recetas presentadas en Congelando el verano II, desde el 1 al 30 de noviembre

- Se colgarán las recetas en esta entrada de Thermofan utilizando para ello la herramienta InkLinz. Estará activa desde el día 1 de noviembre a las 00:00 horas, hasta el 30 de noviembre a las 23:55 h. Para compartir en redes sociales, utilizad el hastag  #CongeladoElVeranoII

- Espero que la honestidad impere y que nadie utilice alimentos congelados o precongelados comprados en el supermercado.

¿Os animáis y participáis en "Congelando el verano II?

Os agradeceré que me ayudéis a difundirlo, colgando el logo en vuestros blogs y también en las redes sociales. Como el plazo es largo y algunos, cerráis por vacaciones, cuanto más pronto lo hagáis, será más efectivo.

Os espero a todos los que me acompañasteis el año pasado y a los que os incorporéis en esta segunda edición.

Mil gracias y feliz verano, a pesar del calor.